domingo, 25 de septiembre de 2011



 Vestirse de deseo,
sin calcular distancias ni atajos.





Roxana Sanchez Seijas